ES | EN

YO ERA MUY BUENO TIRANDO PIEDRAS

David Alfaro Siqueiros, Ana Bidart & Primal, Antonio Bravo, Rocío Cerón, Itziar Giner, Cynthia Gutiérrez, Isauro Huizar, Cirse Irasema, Berta Kolteniuk, Daniel Lara Ballesteros, Gabriel de la Mora, Diego Pérez, Jorge Satorre

21 Marzo de 2020 - 04 Octubre de 2020

Espacio de exhibición: Sala principal

Curaduría: Willy Kautz

Esta exposición consiste en una curaduría colaborativa en tres fases. Al conservar la museografía de la exposición anterior, Fin del futuro, este experimento sumará tres muestras a la misma organización espacial. Resultante de la reproducción de todos los espacios de la casa habitación del maestro Siqueiros contigua a La Tallera, esta museografía se concibió como un espejo, una versión pública del espacio habitacional privado. Al tomar como punto de partida la relación espejeada entre un objeto y sus efectos, estos ejercicios curatoriales proponen un modelo participativo que incita a reflexionar sobre cómo el azar incide en la configuración de lo público.

El título de la exposición proviene de una entrevista realizada a Siqueiros sobre la huelga de estudiantes de la Escuela de Bellas Artes de la Antigua Academia de San Carlos en 1911, y se refiere a sus participaciones en las manifestaciones y mítines ligados directamente a problemáticas del ámbito público y la enseñanza artística. En ese contexto político y pedagógico, la piedra era utilizada como un instrumento de demarcación o proyectil para la defensa de un territorio, programa educativo o ideología. No obstante, en este proyecto museográfico, la acción tirar una piedra opera no solo en su sentido político sino también de manera metafórica. Es decir, se refiere también a las acciones concatenadas, las secuencias de causa y efecto, las micro-narraciones, los entrecruces y encuentros inusitados entre ideas y conceptos, las imágenes históricas y los documentos, así como el efecto rebote; esto es, cuando una “buena causa” evoca su contrario y/o desencadena efectos imprevistos por las intenciones

Por lo tanto, esta selección de obras de Siqueiros, proyectos de artistas contemporáneos, documentos, textos, talleres, acciones performáticas y sonoras, que se despliegan en esta museografía concebida como un espejo (fantasma) de la residencia de Siqueiros, se convierte en un palimpsesto de narraciones e imágenes históricas evocativas. Con este proyecto, La Tallera propone un modelo curatorial para un museo colaborativo y participativo, con el fin de actualizar su vocación histórica de Escuela-Taller, esto es, un espacio expositivo no solamente contemplativo, sino también de uso, ensayo y experimentación.


Willy Kautz

-Curador-